Compatibilidad de metales: la corrosión galvánica

28 Octubre 2015 / Por: rmmcia

Compatibilidad de metales: la corrosión galvánica.

En alguna ocasión se puede haber planteado la duda sobre la utilización de accesorios de latón junto con tuberías fabricadas en otro tipo de metal, por los posibles efectos perjudiciales sobre la instalación. Un fenómeno que se puede dar es la corrosión conocida como corrosión galvánica, que se puede producir por contacto entre dos metales diferentes en presencia de un medio conductor o electrolito como el agua.

Pero ¿qué es exactamente la corrosión galvánica? En presencia de una solución conductora, entre dos metales con suficiente diferencia de potencial se produce un flujo de corriente, uno de ellos actúa como ánodo (-) y el otro como cátodo (+), produciéndose una migración de iones del primero al segundo. El flujo de corriente es mayor cuanta más diferencia haya entre los metales. Este efecto, aunque de escasa importancia en instalaciones sanitarias, en que el medio consiste en agua potable o condensados, se incrementa notablemente en el caso de agua salada o soluciones ácidas.

El índice o serie galvánica nos indica el grado de nobleza de cada metal: cuanto más alejados en el índice, mayor corrosión, que se producirá sólo sobre uno de los dos metales, el menos noble, situado en posición inferior en el siguiente gráfico:

                                         Índice galvánico de los metales

indice_galvanico_metales_corrosión compatibilidad galvánica metales latón corrosión compatibilidad anódico catódico electrolisis índice par

                                                                                            Fuente: propia

Es importante saber que este efecto queda compensado por el efecto del área relativa: la corrosión es insignificante si el área del metal más noble es menor que la del metal susceptible de corrosión. Por ejemplo no existe incompatibilidad en la combinación de accesorios de latón con tuberías de hierro o acero debido a la superficie comparativamente mayor de éstas. En los casos en que se combina latón con acero inoxidable, que en este caso actúa como metal noble, el latón -aquí como metal corrosible- sólo sufriría este efecto si la superficie del metal noble fuera mucho mayor. Por ejemplo en el caso de un racor instalado en un tanque de acero inoxidable. En estos casos, como medida de precaución, se pueden utilizar los manguitos anti-electrolisis de rmmcia.

Para más información, recomendamos consultar las normas UNE 112076 IN y la serie de normas UNE EN12502.

También puede interesarle las PROPIEDADES DEL LATÓN.

Compartir en: